¿Tienes 50 años o más? Estás en la plenitud de tu vida, ¡este sitio es para ti!


Mi Salud

Consejos para disfrutar del sexo pleno tras la menopausia

Le menopausia no es sinónimo de declive o ausencia de una sexualidad placentera. Te invitamos a conocer el porqué

Un mito sobre la menopausia —por cierto, muy extendido— consiste en que en este periodo vital desaparece por completo la sexualidad plena de la mujer. ¡Falso!

La realidad es mucho más compleja, por eso Mi Plenitud platicó con el ginecólogo Jesús E. Luján Irastorza, experto en la salud sexual femenina, para aclarar algunas dudas al respecto.

Las causas del declive sexual son complejas y en la mayoría de los casos se explican más por la ausencia de conexión física y mental entre la pareja que por la presencia de la menopausia.

Un estudio reciente publicado en la revista Menopause (Reino Unido), por ejemplo, revela que 78% de las mujeres tienen una pareja íntima, pero únicamente 49% tiene una vida sexual activa. 

También te puede interesar: Tiroides, una glándula que se puede “alentar” en la menopausia

Noticias relacionadas

Apetito sexual durante la menopausia

La causa principal de la ausencia de vida sexual activa se atribuye principalmente (37%) a la pérdida de la pareja ya sea por divorcio o por muerte. “No como tal la menopausia”, explica Luján Irastorza.

Tristemente, entre las mujeres que sí tienen pareja, de acuerdo con el experto, las principales razones para la ausencia de una vida sexual plena son:

  1. La complejidad de la crianza de los hijos.
  2. La falta de tiempo.
  3. El cansancio físico.
  4. El distanciamiento emocional con la pareja.

“Si bien es cierto que después de la menopausia la libido baja y existen algunas molestias como la resequedad vaginal, es importante acudir con un especialista para definir la mejor estrategia de tratamiento“, explica.

Luján Irastorza recomienda cambiar el estilo de vida, mantener un sueño reparador, una nutrición completa, hacer ejercicio y manejar efectivamente el estrés.

También ayuda reducir el uso o abuso de substancias tóxicas. Con todo esto se contribuye a esquivar estos obstáculos para vivir una sexualidad plena en cualquier etapa de la vida de la mujer. 

Resequedad vaginal y cambio de humor

La resequedad vaginal ocurre por la escasa producción de estrógeno en el cuerpo femenino. Es un síntoma que debe atenderse, pues esta condición incrementa no sólo el malestar durante la penetración, también está relacionado con enfermedades cardiacas y cáncer.

La forma más simple la resequedad vaginal puede mejorarse con el uso de lubricantes con base en agua. Además, algunas mujeres a partir de los 50 años disfrutan más del sexo porque no tienen miedo a embarazarse. Cada fémina es diferente, por eso depende mucho de la propia crianza y, sobre todo, de su mente, no de su edad.

Así, hay mujeres que por temperamento son más pasionales y desinhibidas y otras que tienen menos o más expresión sexual.

Te puede interesar: Sexualidad en la tercera edad, un tema que sigue arqueando cejas

Por otra parte, los beneficios del sexo son muchos. De acuerdo con un estudio reciente realizado por la UNAM, el orgasmo produce cambios en la totalidad del cerebro. En el caso de las mujeres, suben los niveles de estradiol y progesterona, lo cual ayuda a mejorar la salud y fomentar el encanto natural de la mujer.

Durante el sexo se liberan substancias como oxitocina, prolactina, serotonina, dopamina, noradrenalina, ácido gama amino butírico y opiáceos endógenos, como encefalinas y endorfinas.

Todas estas substancias ayudan a reducir los niveles de estrés, incrementar la conexión y apego con otras persona y, en general, a sentir bienestar y plenitud. 



Back to top button