¿Tienes 50 años o más? Estás en la plenitud de tu vida, ¡este sitio es para ti!


Mi Salud

Pérdida del apetito: 10 causas por las que el hambre se retira sin avisar

Los adultos mayores pueden presentar pérdida del apetito por factores como enfermedades físicas, depresión o poca atención

La pérdida del apetito es uno de los principales impedimentos para mantener una buena nutrición; los adultos mayores, en un número considerable, se niegan a comer por diferentes causas, ¡conoce cómo puedes ayudarlos!

También te puede interesar: ¿Amante de la fruta? Prepara esta deliciosa gelatina con fruta real

¿Qué es el apetito?

El apetito es una sensación que indica la ganas de comer. Cuando se tiene hambre, por lo general la persona comienza a buscar alimento, a imaginar que ingiere algo e incluso puede llegar a salivar. Entonces aparece el apetito. Sin embargo, en el adulto mayor, esa sensación se va modificando.

Noticias relacionadas

Si una persona de 50 años o más presenta una repentina pérdida del apetito, es importante que lo platique con el médico. Tal vez sea necesario un chequeo para descartar problemas de salud graves o efectos secundarios de la ingesta de algunos medicamentos que dejan la boca seca o un mal sabor de boca.

Algunas enfermedades graves provocan cambios en el gusto y el apetito, que incluyen:

  • Trastornos de la tiroides
  • Cáncer
  • Infecciones de boca y garganta o enfermedad de las encías.
  • Problemas de las glándulas salivales
  • Enfermedades de Parkinson o Alzheimer

Te puede interesar: Vitamina D, ¿conoces sus 8 funciones esenciales?

10 razones de pérdida del apetito

Si la pérdida del apetito no es causada por un problema de salud o de medicación, te compartimos algunos de los motivos más comunes:

1. Falta de ejercicio
Aunque no lo creas, realizar actividad física estimula el apetito. Una caminata antes de comer puede ayudar.

2. Deshidratación
Estar deshidratado puede causar pérdida del apetito. Se recomienda que el adulto mayor beba al menos cinco vasos de agua cada día.

3. Sin rutina
Debe procurarse la alimentación a la misma hora. Desayuno, comida y cena debe realizarse en tiempos determinados y hay que llevarlos a cabo con alegría.

4. Incapacidad para cocinar
Algunos adultos que viven solos, se sienten incapaces de preparar sus propios alimentos, por eso dejan de comer. Es fundamental ayudarlos.

5. Problemas en el sentido del gusto
Con la edad, las papilas gustativas de muchas personas se vuelven menos capaces de detectar los sabores. La comida normal se vuelve poco apetitosa para ellos y aparece así la pérdida del apetito. Con un poco de sal o condimentos se resuelve este problemita.

Te puede interesar: 3 ejercicios efectivos para ir en búsqueda de la energía perdida

6. Dificultad para masticar o tragar

Cuando hay pérdida de piezas dentales, problemas para la deglución y malestar en la boca por alguna condición, se deja de comer. ¡Acude a una revisión con el odontólogo para resolver la incomodidad!

7. Hipersensibilidad olfativa
A veces las personas desarrollan sensibilidad al olor de ciertos alimentos, que puede provocar náuseas o que no puedan comer. ¡Pregúntale si sus alimentos huelen bien!

8. Depresión

Un número importante de adultos mayores simplemente se sienten solos y deprimidos, por eso no quieren comer. Invitarlos a salir para comer en un restaurante o llevarlos a tu casa —con las debidas medidas de higiene— puede ser una excelente opción para incrementar su apetito.

9. Independencia
Cuando los adultos mayores dependen de otras personas y éstas no les dan de comen en sus horarios o los alimentos que les gustan, dejan de alimentarse. Es necesario que busques la manera de ayudarle.

10. Una tortura
Cuando se obliga a una persona a comer lo que no quiere, no le gusta o le huele mal, se rehúsa a comer. Así que genera un ambiente adecuado a la hora de la comida.



Back to top button