¿Tienes 50 años o más? Estás en la plenitud de tu vida, ¡este sitio es para ti!


Mi Salud

¿Piensas demasiado? Esto podría ser nocivo para tu salud

El cerebro es un procesador asombroso que toma decisiones conscientes y subconscientes hasta 35,000 veces al día

¿Te ha pasado que todo el día estás pensando en miles de cosas y de repente olvidas las cosas más importantes? O bien, sientes el cerebro tan cansado que te cuesta trabajo tomar decisiones, o peor aún tienes recuerdos recurrentes de acciones pasadas que te generan culpa o ansiedad. Cuidado, esto es pensar demasiado y es malo para tu salud.

Ello se debe a que el cerebro es un procesador asombroso que toma decisiones conscientes y subconscientes hasta 35,000 veces al día. Si bien, un análisis y un escrutinio mental cuidadoso puede mejorar algunas opciones, si las personas se quedan atrapadas en el análisis, es decir, en pensar demasiado, esto les puede ocasionar una preocupación excesiva y una parálisis para tomar decisiones, explica el doctor Christopher Fowler, director de bienestar profesional del Hospital Houston Methodist.

Pero ¿Cuándo se convierte en un problema el pensar demasiado? Lo primero que hay que tener en cuenta sobre el pensamiento excesivo es que puede parecerse muchísimo a la resolución de problemas. Pero los dos son definitivamente distintos.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Ps. María Carolina López G (@carolinalopezg_psicologa)

“La resolución de problemas es cuando haces preguntas con la intención de encontrar una respuesta y/o una solución”, aseguró el doctor Fowler. “Pensar demasiado, por otro lado, es cuando te detienes en las posibilidades y todos los contras, sin ninguna intención real de resolver el problema. De hecho, es posible que ni siquiera exista uno.”

Noticias relacionadas

Pensar demasiado, a veces, también puede parecer una autorreflexión. Nuevamente, los dos son distintos.

“La autorreflexión es un proceso de curiosidad interna arraigado en un propósito superior, ya sea crecer como persona o adquirir una nueva perspectiva. Si estás obsesionado con algo que no te gusta de ti mismo que no puedes cambiar o no tienes intención de mejorar, no es autorreflexión, es pensar demasiado,” aseguró el Fowler.

Si bien, detectar que estás pensando demasiado puede ser difícil, hay algunas señales que te ayudarán a darte cuenta si lo estás haciendo:

  • Reflexionar sobre eventos o situaciones pasados
  • Repetir tus errores de forma mental
  • Repetir conversaciones desafiantes o incómodas
  • Fijarte en cosas que no puedes controlar, cambiar o mejorar
  • Imaginar el peor escenario o resultado
  • Dar seguimiento mental a tus preocupaciones desde el momento presente hacia un pasado inmutable o un futuro imprevisible
  • Enlistar todas tus acciones mientras intentas conciliar el sueño
  • Cuestionarte, pero nunca tomar una decisión o actuar

También te puede interesar: Mindfulness: 3 aplicaciones que transformarán tu vida

¿Cómo te afecta pensar demasiado?

Muchas veces te puede parecer que pensar demasiado es sólo algo que sucede en tu cabeza, es más que eso. “Pensar demasiado puede afectar la forma en que experimentas y te relacionas con el mundo que te rodea, impidiéndote tomar decisiones importantes, evitando que disfrutes del momento presente y agotando la energía que necesitas para manejar el estrés diario”.

Además, ya sea que estés obsesionado con el pasado o ansioso por el futuro, los patrones de pensamiento que son más destructivos que constructivos pueden afectar tanto tu salud mental como física.

Estudios muestran que reflexionar sobre eventos estresantes puede, con el tiempo, provocar ansiedad y depresión. Desde el punto de vista de la salud mental, la ansiedad puede afectar tu capacidad para afrontar los factores estresantes cotidianos, y la depresión produce tristeza, soledad y sentimientos de vacío.

Sin ambargo, hay algunas cosas que puedes hacer para dejar de pensar demasiado y vivir feliz.



Back to top button