¿Tienes 50 años o más? Estás en la plenitud de tu vida, ¡este sitio es para ti!


Mi Salud

La deshidratación es peligrosa para la salud de los adultos mayores

Hay situaciones que pueden conducir fácilmente a la deshidratación y causar infecciones urinarias, caídas (porque hay mareos y vértigos), desarrollo de cálculos renales e incluso problemas para la digestión

Es común que los adultos mayores tengan deshidratación. Si bien beber suficiente agua es importante para todos, es especialmente indispensable para los adultos mayores, pues ellos tienen un mayor riesgo de “olvidar” la toma de suficientes líquidos.

Evita la deshidratación en abuelos

Un estudio de la Universidad de California en Los Angeles (UCLA) indicó que cerca de 40% de las personas adultas mayores pueden estar “crónicamente subhidratadas” debido a varios factores, entre los que se encuentran:

  1. Olvidos para tomar agua.
  2. Limitaciones físicas para servirse agua por sí mismos
  3. Tener acceso a agua potable
  4. Preferir tomar otras bebidas frente al agua natural

También te puede interesar: Hidratación, fundamental para tu piel durante la madurez

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Farmacia Ana A. Martínez (@farmaciacalella)

Estas situaciones pueden conducir fácilmente a la deshidratación y causar una variedad de problemas de salud graves, que incluyen infecciones urinarias, caídas (porque hay mareos y vértigos), desarrollo de cálculos renales e incluso problemas para la digestión que se transformen en evacuaciones dolorosas.

Para ayudar a que se mantenga sano y seguro, el adulto mayor (y todos en casa) deberá hidratarse de la siguiente manera:

  1. Preferir agua natural frente a otros productos
  2. Tomar sorbos durante todo el día
  3. Beber agua siempre que se tengan los labios partidos
  4. Con o sin sed, tomar agua

Te puede interesar: Agua alcalina, ¿es tan “maravillosa” como dicen?

Síntomas de deshidratación leve

Conoce las señales que te brinda el cuerpo cuando no hay un consumo adecuado de agua y otros líquidos, como sopas o caldos.

  • Boca seca
  • Orina de color oscuro o una cantidad muy pequeña de orina
  • Fatiga
  • Mareo
  • Calambres musculares en las extremidades
  • Dolores de cabeza
  • Sensación de debilidad o malestar.
  • Estar somnoliento o irritable

Recuerda que los adultos mayores toman medicamentos que pueden reducirles la sensación de sed, pero es importante que siempre tengan a alcance de la mano un vaso con agua fresca. Así que no dejes de apoyarlo con su hidratación.



Back to top button