¿Tienes 50 años o más? Estás en la plenitud de tu vida, ¡este sitio es para ti!


Mi Salud

Depresión, un estado emocional que tiene solución

Es diferente a la tristeza y requiere un diagnóstico por parte de un profesional de la salud mental y tratamiento psicoterapéutico

La depresión ha sido una de las enfermedades cuya presencia en la sociedad se ha incrementado en las décadas recientes, pero más durante la pandemia por Covid-19.

La revista Psychiatry Research publicó un estudio de expertos de la Universidad de Ottawa (Canadá) en el que sobresale una cifra al respecto: la depresión mostró una prevalencia de 16%.

En esa publicación también se destacó que, entre enero y mayo de 2020, la depresión fue tres veces más frecuente en comparación con lo que habitualmente reporta la Organización Mundial de la Salud (OMS); a su vez, el estrés postraumático y la ansiedad se presentaron cinco y cuatro veces más.  

Algunas cifras nos ilustran esta situación en México: en 2017, 32.5% de los mexicanos señaló haber padecido depresión en algún momento de su vida y de este porcentaje, casi 22% aseguró haberse sentido deprimido diario o cada semana, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Este problema de salud mental —que también tiene afectaciones físicas y deteriora nuestra relación con el entorno— es un conjunto de emociones que provocan alteraciones en nuestra conducta y en nuestro cuerpo.

La depresión —que es muy diferente a sentirse triste, pues este sentimiento es pasajero— va acompañada de angustia, apatía o desesperanza. Si bien puede ser tratada, te aconsejamos buscar apoyo a tiempo de médicos especialistas porque puede tener consecuencias fatales. No se cura con sólo “echarle ganas”.

Síntomas comunes de la depresión

A pesar de que este padecimiento se menciona de manera constante, lo cierto es que es poco conocido, por eso es importante identificar a tiempo sus síntomas.

De acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social (MSS), las siguientes son las causas principales de la depresión en adultos mayores (aunque pueden variar, dependiendo de cada historia personal):

  • Cambio en el ritmo de vida
  • Disminución de funciones y capacidades
  • Inicio de enfermedades crónico degenerativas con la edad
  • Merma económica (posible factor predisponente) 
  • Decrecimiento de la vitalidad
  • Pérdidas de figuras significativas e importantes (gente de su edad, de su pareja, la separación de los hijos y las familias, así como laborales)

“Uno de los principales síntomas es que las personas dejan de ser ellas mismas; es decir, ya no disfrutan de las cosas que les gustaban. Tal vez ellos mismos no saben lo que les pasa y comienza a deteriorarse más su estado de ánimo”, comenta Lizbeth García, psicóloga y fundadora de Astronauta Emocional.

Debido a que la depresión no es pasajera, puede derivar en un cuadro crónico que amerita el diagnóstico de un profesional de la salud mental y tratamiento psicoterapéutico y/o farmacológico.

Te pedimos un favor: recuerda que la depresión no es un estado normal de los adultos mayores; tienes el derecho de continuar viviendo intensamente, adaptándote a tu situación, pero no por ello debes estar triste, como señala el IMSS.  



Back to top button