¿Tienes 50 años o más? Estás en la plenitud de tu vida, ¡este sitio es para ti!


Mi Salud

Las 5 “a” del Alzheimer: afasia, agnosia, amnesia, anomia y apraxia

El síndrome cerebral es cada vez más común en México. ¿Sabes reconocerlo?

La demencia es un nombre colectivo para los síndromes cerebrales degenerativos progresivos que afectan la memoria, el pensamiento, el comportamiento y las emociones, de acuerdo con el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP). Sin embargo, es la enfermedad de Alzheimer el tipo más común de demencia.

El Alzheimer se caracteriza por presentar sutiles síntomas durante el inicio de la enfermedad —que se presenta más comúnmente a partir de los 65 años de edad—, pero al paso de los años esas señales se van agudizando. Enseguida te presentamos las cinco señales más comunes de esta demencia:

Afasia

Es la incapacidad para comprender el idioma propio, por ejemplo, el español. Esto significa que el paciente ya no puede hablar ni escribir correctamente.

También puede olvidar cómo se escribe la “p” o la “b”. Incluso, cuando le hablan asiente o niega con la cabeza porque no sabe cómo responder; en otras ocasiones simplemente se ríe o enoja ante su incapacidad para comunicarse.

Agnosia

Es la imposibilidad para identificar objetos por el tacto y/o por la vista. En la agnosia visual el paciente no reconoce objetos habituales: silla, tenedor, mesa o vaso. En la agnosia táctil, el paciente no puede reconocer, con el tacto, un objeto colocado en su mano.

Amnesia

Es la pérdida de la memoria. El paciente no puede recordar hechos, acontecimiento, nombres, lugares, rostros ni números o direcciones recientes. El Alzheimer daña primero la memoria a corto plazo, porque los recuerdos de su infancia o adolescencia sí los tiene muy claros.

La memoria a corto plazo se programa en una parte del cerebro llamada el lóbulo temporal, mientras que la memoria a largo plazo se almacena a lo largo de extensas redes de células nerviosas en los lóbulos temporal y parietal.

Anomia

Es la incompetencia para recordar los nombres de los objetos cotidianos (pluma o lápiz), de las acciones (sentarse o pararse), de los lugares (casa, hospital, escuela).

La persona con Alzheimer confunde las palabras o simplemente las olvida, y dicen por ejemplo: “pásame eso para comer mi sopa”, en lugar de simplemente decir “cuchara”.

Apraxia

Es la dificultad para realizar tareas motoras pre-programadas, como cepillarse los dientes, lavarse las manos, abrocharse los zapatos, abrir y cerrar las cortinas, meter la ropa a la lavadora, que son algunos ejemplos de actividades en casa.

Asimismo, la persona con Alzheimer también es incapaz de hacer otros movimientos relacionados con su profesión u oficio. Incluso, suelen perder dinero por movimientos bancarios equivocados.

Es importante que si en casa hay antecedentes familiares de Alzheimer, estés atento a las anteriores señales, a fin de atenderte lo más pronto.

Es importante que tengas siempre una adecuada actividad cerebral, como leer, resolver juegos de memoria, jugar ajedrez o rompecabezas y tener conversaciones con tus familiares y amigos.



Back to top button