¿Tienes 50 años o más? Estás en la plenitud de tu vida, ¡este sitio es para ti!


Mis Paseos

El Templo Mayor abre de nuevo sus puertas

Después de un año de cierre por la pandemia, este recinto recibe a mil visitantes por día

Después de un año de cierre debido a la pandemia por el coronavirus, el plazo se cumplió: la zona arqueológica del Templo Mayor reabrió sus puertas el pasado martes 27 de abril a las 10:00 horas.

Esta es la oportunidad para conocer o revisitar este lugar sagrado que fue parte medular del Imperio azteca. Eso sí, como informaron las autoridades, la reapertura se realizó “bajo estrictas medidas sanitarias a fin de garantizar la seguridad de su personal operativo y de los visitantes” y con “grupos no mayores a diez personas”. 

Localizado a un costado y debajo de la Catedral Metropolitana y de Palacio Nacional, en el Zócalo de la CDMX, el Templo Mayor abrirá los días martes, miércoles, viernes y sábados, y su aforo estará restringido a un máximo de mil visitantes por día, aunque el Museo de Sitio permanecerá cerrado, señaló el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Museo del Templo Mayor (@museodeltemplomayor)

Noticias relacionadas

Las medidas preventivas y de carácter obligatorio que se observaron durante la apertura fueron: distanciamiento social, uso del cubrebocas, toma de temperatura corporal y aplicación de gel hidroalcohólico antibacterial. 

En caso de que algún visitante presente síntomas de contagio por Covid-19, se le dirigirá de acuerdo a los protocolos, señalaron los encargados del lugar.

Templo Mayor, epicentro de Mesoamérica

Ubicado en el centro neurálgico de la esplendente ciudad mexica de Tenochtitlán, el Templo Mayor fue el principal centro ceremonial del Imperio azteca y fue utilizado durante la Conquista de Hernán Cortés como cimiento para construir el actual Centro Histórico de la Ciudad de México.

Entre otras edificaciones, el recinto de la antigua Tenochtitlán albergaba el Templo Mayor, con doble capilla dedicada a los dioses Tláloc y Huitzilopochtli, y la Casa de las Águilas, y se desarrolló entre los años 1325 y 1521 d.C

Tiempo después, en pleno siglo XX, los primeros vestigios se hallaron en mayo de 1914 y marcaron el inicio de un nuevo y fascinante periodo en la arqueología mexicana. 

A un lado del Templo Mayor se encuentra la actual Catedral Metropolitana, una de las primeras iglesias que los españoles construyeron sobre los templos prehispánicos del México actual. 

Con información de EFE



Back to top button