¿Tienes 50 años o más? Estás en la plenitud de tu vida, ¡este sitio es para ti!


Mis Paseos

Fray Tormenta, el sacerdote mexicano que luchó con causa

Con 76 años a cuestas este luchador sigue vigente en sus actividades eclesiásticas

Fray Tormenta es el nombre artístico del hidalguense Sergio Gutiérrez Benítez, que nació un 5 de febrero de 1945 para ser sacerdote y luchador profesional, de este último oficio ya está retirado, pero sigue dando sus misas enmascarado.

También te puede interesar: Camisas con imanes: olvídate de abotonar con precisión

¿Cómo surge Fray Tormenta?

Tras concluir sus estudios, a los 22 años decidió ordenarse como sacerdote, su dedicación y empeño lo llevaron a continuar sus estudios en el extranjero. Se fue a Italia y España a seguir con su formación eclesiástica.

Al regresar a México, observó la gran necesidad infantil: los niños abandonados y huérfanos. Por ello, fundó, en Texcoco, un orfanato. Sin embargo, los gastos comenzaron a hacer mella en las finanzas de la institución y decidió enmascararse y luchar (literalmente) para solventar los gastos.

Así, nace Fray Tormenta que luchó durante más de dos décadas y durante ese tiempo nunca dio a conocer que también era un sacerdote

Inspiró varias películas y videojuegos

La historia tan singular de don Sergio o Fray Tormenta inspiró a diversos escritores y productores que realizaron algunas películas iluminadas por este bondadoso ser. Entre ellas están:

L’Homme au masque d’or (El Hombre en la Máscara de Oro), Francia,1991

“Un Titán en el Ring”, Ecuador, 2002

Nacho Libre”, Estados Unidos, 2006

Padre Tormenta”, México, 2007

También son varios los personajes que vieron luz gracias al aporte de Fray Tormenta: King, del videojuego Arcade; Tizoc, también de Arcade.

Con máscara, pero retirado

Fray Tormenta, ya se retiró de las luchas, sigue al frente de su orfanato y cuando llega a participar en las misas y otros eventos religiosos, lo hace enmascarado, pues entusiasma a los niños, conmueve a los adultos y recibe apoyo para los niños que mantiene en su cobijo. Hoy a sus 76 años de edad, sigue “luchando” por las causas de los mexicanos más pequeños.



Back to top button