¿Tienes 50 años o más? Estás en la plenitud de tu vida, ¡este sitio es para ti!


Mis Paseos

El Callejón del Diablo, una aterradora leyenda del barrio de Mixcoac

Dicen que aquellas personas que se atreven a cruzar este callejón de la Ciudad de México, simplemente, desaparecen

El Callejón del Diablo es un lugar común en diversos estados de México. Hay callejones del diablo en el norte, centro y sur del país y sus leyendas son del gusto popular. Sin embargo, en la Ciudad de México, en el barrio de Mixcoac, existe un Callejón del Diablo que vale la pena conocer.

También te puede interesar: ¿Sabes quiénes son los Chayacates? Conócelos aquí gratuitamente

El Callejón del Diablo de Mixcoac a San Ángel

De acuerdo con Juan Becerril Acosta en su sección “Relatos de Ombligo” (enero 2021) explica que durante muchos años Mixcoac fue una escala obligada para los viajeros que iban del centro de la Ciudad de México a San Ángel, un pueblo en el que las familias acaudaladas tenían casas de descanso y haciendas.

Junto en Mixcoac existe una leyenda que hace mención a un Callejón del Diablo que, actualmente, se encuentra entre las calles Campana y Río Mixcoac. Allí, de acuerdo con los habitantes de la zona se escuchaban gritos y lamentos.

Al paso de los años y la modernidad, este Callejón del Diablo solo conservó el nombre, pues hoy se observa una angosta calle recta, por la que se dice que ocurrieron diversas leyendas, entre las cuales están:

Noticias relacionadas
  1. El cura desaparecido. Habitantes de la zona buscaron al cura del pueblo para pedirle apoyo a fin de eliminar al diablo que solía ubicarse en ese callejón. El cura fue y “habló” con el diablo, quien le dijo que para irse debería ser compensado con dinero. Entonces, el cura solicitó limosna a los habitantes quienes gustosos dieron monedas de oro y otros bienes que subieron a una carretilla. El padre se dirigió hacia el Callejón del Diablo y desapareció, nunca más se le volvió a ver.
  2. Se han aparecido sombras que “se tragan” a los valientes que allí se atreven a entrar. Especialmente a los varones que fanfarronean con ser más fuertes e inteligentes que el mismo diablo.



Back to top button