¿Tienes 50 años o más? Estás en la plenitud de tu vida, ¡este sitio es para ti!


Mi Paladar

El vino morado natural es una realidad: Purple Reign

Elaborado por la firma australiana Masstengo, esta etiqueta sorprende por su apariencia y su sabor

Tinto, rosado o blanco, el vino ha acaparado nuestro paladar cuando se trata de deleitarnos con una bebida que nos haga sentir el placer de la vida. Y esta tríada cromática había sido imperturbable hasta hoy, cuando apareció en el mercado el vino morado.

Así es, leíste bien: sin colorantes artificiales y de manera completamente natural, la bodega australiana Masstengo convocó a Tim Macnamara y Ross Stewart para crear el primer vino morado del mundo: Purple Reign (Reinado Púrpura).

“Procedente de las prístinas regiones de cultivo de Margaret River (río Margarita) y Great Southern (Gran Sur) de Australia occidental, esta mezcla de uvas Semillón y Sauvignon Blanc está mejorada con antioxidantes naturales para minimizar el uso de sulfitos (sal mineral u orgánica del ácido sulfuroso) y crear un color púrpura y vitalidad únicos”, señala la firma en su página web.

Como bien mencionan los creadores de esta singular etiqueta, este caldo refleja la longitud de onda visible más poderosa, dando a su creación un toque espectacular y hasta místico.

Un vino muy natural

Después de un sinfín de experimentos vinícolas, en 2019, precisamente en el Royal Easter Show de Sidney (Australia), se lanzó al mundo el Purple Reign; en esa feria se agotaron las botellas que se pusieron a la venta.

Pero para que eso sucediera, años antes Macnamara estudió una maestría en sostenibilidad ambiental para hallar formas naturales de preservar el vino sin usar sulfitos, camino que lo llevó a agregar varios antioxidantes naturales a su mezcla. 

Luego vino Stewart, quien al ser especialista en vinos orgánicos, añadió el ingrediente científico —aunque también financiero— a la que sería la fórmula de Purple Reign.

Lo imponente de este blend (mezcla) es que nunca antes se había logrado una tonalidad tan llamativa de una forma enteramente natural, tan peculiar que parece una de esas bebidas que se preparan en los raves (fiestas de música electrónica) con colores netamente artificiales. 

Si bien las uvas Sauvignon Blanc y Semillón son las artífices de su singular color morado, en la fórmula de este purple wine intervienen otros elementos botánicos que, hasta ahora, son un misterio, pues sus creadores no los han querido revelar.

El rechazo de Masstengo a utilizar aditivos sintéticos en su producto ha posibilitado que en boca el Purple Reign obsequie tonos y aromas a hierbas y minerales muy particulares, con un final terroso y un sutil toque a pedernal

Por eso, ahora que las jacarandas siguen alfombrado las calles de la CDMX con sus flores violetas, quizá sea buena idea acariciar la tarde con un buen vino morado. 

Te puede interesar: Vino mexicano: poderosas razones para decirle “sí”



Back to top button