¿Tienes 50 años o más? Estás en la plenitud de tu vida, ¡este sitio es para ti!


Mis Noticias

Muere Charlie Watts; The Rolling Stones no rodarán igual…

A los 80 años de edad, luego de retirarse de la gira No Filter de la banda, el baterista deja un enorme legado

Las Satánicas Majestades están de luto; todo el rock y la música están de luto, pues murió Charlie Watts, baterista de The Rolling Stones. La noticia toma por sorpresa al mundo musical del planeta, luego que el mismo Watts anunciara su retiro de la gira No Filter de sus compañeros Mick Jagger, Keith Richards y Ronnie Wood, entro otros.   

Creada en la —para muchos— época seminal del rock como fenómeno cultural global, la década de 1960, la banda The Rolling Stones había transitado la psicodelia, la época hippie —con el amor y paz— y su posterior “deceso” en el concierto de Altamont; su coqueteo con la música disco en la década de 1970; la grandeza de sus conciertos en los años ochenta, los noventa, el nuevo milenio… 

Parecía que nada acabaría con una de las poquísimas —sino es que la única— agrupaciones rockeras nacidas en esos míticos tiempos y que siguen en activo. Habían roto todos los esquemas y las leyes de supervivencia… menos la ley de la vida. Y así, la muerte ¿sorprendió? a Charlie Watts.

Te puede interesar: Paul McCartney: ¡feliz cumpleaños!

Viva Charlie Watts   

Charlie Watts, nacido el 2 de junio de 1941, se había estrenado en su década octava cuando tuvo que ingresar a un hospital de Londres “para un procedimiento médico no especificado”, indicó la BBC News. El baterista stone padeció en 2004 un cáncer de garganta y un año después se rompió algunas costillas y el brazo en un accidente automovilístico en Niza

“Es con inmensa tristeza que anunciamos la muerte de nuestro querido Charlie Watts. Ha muerto en paz en un hospital de Londres hoy mismo, rodeado de su familia. Watts era un amado marido, padre y abuelo y también, como miembro de The Rolling Stones, uno de los mejores bateristas de su generación…”, dio a conocer en un comunicado Bernard Doherty, publicista de Charlie Watts.

Las reacciones en las redes sociales tardaron menos que un redoble de Watts. Por ejemplo, el ex beatle Ringo Starr escribió en su cuenta de Twitter: “Dios bendiga a Charlie Watts, te vamos a extrañar, hombre, paz y amor para la familia. Ringo”.

Por su parte, Glen Matlock, ex de los Sex Pistols, indicó que Watts “mantuvo el ritmo de la banda sonora de nuestras vidas”. Mientras, Bryan Adams, en la misma red social, escribió: “RIP Charlie Watts, uno de los mejores bateristas de rock de todos los tiempos y un verdadero caballero. Pésame a su familia y a la banda”.

La gran Patti Smith, en su cuenta de Instagram, escribió junto con una foto del baterista: “Este es Charlie Watts. Llorado y amado por todos”; Flea, bajista de Red Hot Chili Peppers: “la más sutil y cálida sensación de cualquier batería de rock en la historia. Descansa maravillosamente, Charlie, atesoramos tus regalos”; Tom Morello, músico y politólogo, ex miembros de Rage Against The Machine: “el rock and roll no sería rock and roll sin el ritmo, el estilo, la VIBRA de este increíble músico. Descanso en paz para uno de los arquitectos más grandes e importantes de la música que amamos. Gracias, Charlie Watts”.

Te puede interesar: Muere Rosita Quintana, actriz de la Época de Oro del Cine Mexicano

La otra pasión de Charlie

El rock fue una de las expresiones más acabadas y conocidas de Charlie Watts, pero hubo otra que tenía un lugar especial en la piedra rodante de su poder creativo: el jazz.

Considerado un verdadero gentleman (caballero) por sus conocidos, este grande de la batería se distinguía porque con su estilo de tocar rompía “el cliché de la espectacularidad, la grandiosidad y el efectismo consustanciales a muchos de los grandes nombres del rock”, de acuerdo con Esteban Linés, de La Vanguardia.

Y en esa misma tesitura, que fue un modo de vida, Charlie Watts venía del jazz antes de ingresar en 1963 a la “banda de rock más grande de todos los tiempos”: The Rolling Stones.

Como él mismo dijo en una entrevista a la BBC:

“Fue el rhythm’n’blues (r’n’b) lo que me decidió a ingresar en el grupo, una afición musical que compartía con Keith (Richards) y Mick (Jagger). El rock and roll en aquella época era la música de moda, especialmente en Estados Unidos, y a mí no me interesaba gran cosa. El r’n’b y, claro está, el jazz, un género al que he dedicado tiempo, dedicación, un quinteto y algún disco, como el de homenaje a Charlie Parker”.

Descansa en paz, Charlie Watts. 



Back to top button