¿Tienes 50 años o más? Estás en la plenitud de tu vida, ¡este sitio es para ti!


Mis Finanzas

Historial crediticio: la importancia de un buen aspecto financiero

Es importante cumplir a tiempo y en forma tus obligaciones de pagos

El cuidado de nuestra salud no sólo se refiere al cuerpo; también al conjunto de condiciones necesarias para que nuestras finanzas personales funcionen de manera correcta.

Si bien lo más recomendable es contar con educación financiera desde edades muy tempranas, no te preocupes, pues nunca es tarde para sanear este aspecto tan importante en tu vida.   

Los hábitos financieros saludables te permitirán acceder a créditos o algún otro financiamiento que requieras en algún momento específico. 

Para ello es fundamental que te mantengas al corriente en los pagos de cualquier obligación que hayas adquirido: impuestos como teléfono o luz, servicio de internet o televisión por cable o, si es tu caso, la mensualidad de tu coche o el pago de tu tarjeta de crédito. 

La solicitud de un crédito

Los movimientos y operaciones a crédito que hayas efectuado conforman la parte principal de tu historial crediticio, pero no son los únicos. Es decir, cuando solicitas un crédito o préstamo, por lo general la entidad a la que acudiste revisará también otros créditos que hayas contratado, el saldo pendiente en cada uno, el monto que pagas y si eres puntual o no en esta obligación.

Como puedes ver, el comportamiento en tiempo y forma en estos aspectos es lo que proporcionará una mejor calificación ante los bancos o la institución que revise tu historial crediticio. Así accederás a créditos cada vez más grandes y con mejores condiciones.

Asimismo, es de suma importancia la calificación o puntaje que te otorgue el Buró de Crédito, la empresa de información crediticia que cuenta con una base de datos en la que se incluyen las personas morales o físicas que han adquirido algún tipo de crédito en México.

¿Cómo mantener un correcto historial crediticio?

Para que tu historial crediticio esté sano, es necesario que antes conozcas muy bien tu situación económica. Para ello es indispensable que hayas identificado y balanceado tus ingresos y gastos mensuales, para que a su vez conozcas tu capacidad de pago.

Una vez realizado este ejercicio, te recomendamos revisar las señales de alerta en el manejo de tus finanzas:

  • Si gastas más de lo que percibes.
  • Si obtuviste un préstamo que no puedes pagar.
  • Si te retrasas en el pago de tus mensualidades. 
  • Si buscas un préstamo para pagar otro préstamo anterior.
  • Si pierdes tu empleo.
  • Si no sabes cuánto dinero debes.

En caso de que alguno de estos focos rojos se te haya prendido, lo aconsejable es que actúes lo más pronto posible.

Para ello, puedes acercarte al banco o a la institución con la que adquiriste el crédito y solicitar  la consolidación o reestructuración de la deuda, proponer un plan de pagos fijos o preguntar por otras opciones de pago. Recuerda: lo importante es demostrar que enfrentas el contratiempo de manera responsable.    



Back to top button