¿Tienes 50 años o más? Estás en la plenitud de tu vida, ¡este sitio es para ti!


Mi Familia

Bullying: te presentamos 9 formas de proteger a tus nietos

Si en tu familia hay niños que pueden ser vulnerables, ayúdales a evitar el bullying

El bullying o acoso es uno de los problemas más graves en la infancia. En México, por ejemplo, existen aproximadamente 40 millones de niñas y niños entre los seis y 14 años edad; de ellos, 50% ha declarado haber sido afectado por prácticas de acoso.

México, primer lugar mundial en bullying

Debido a estas cifras, nuestro país se halla en el primer lugar mundial en bullying, de acuerdo con las cifras de la Unesco y Bullying Sin Fronteras México.

A su vez, un total de 580 mil 289 niñas, niños y adolescentes entre 5 y 17 años presentan alguna discapacidad, por lo que pueden ser acosados más fácilmente, de acuerdo con la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica 2018.

También te puede interesar: Te presentamos las muñecas terapéuticas para ayudar a personas con Alzheimer

“Las niñasniños y adolescentes con discapacidad se encuentran entre los grupos más desfavorecidos e invisibilizados en todo el mundo”, indica el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

Al encontrarse en esta situación, el estado de vulnerabilidad se intensifica en este grupo de la población; en comparación con sus pares sin discapacidad, tienen más probabilidades de experimentar las consecuencias de la inequidad social, económica y cultural

Por ello, de la mano de la psicóloga titular Mariana Pineda, el Hospital Shriners comparte información sobre el bullying en esta población vulnerable, y cómo tratarlo y prevenirlo.

Te puede interesar: Edadismo, discriminación contra los adultos mayores y su dignidad

¿Qué puedo hacer si detecto una situación de bullying

  1. Escuchar atentamente a la niña o al niño.
  2. Observar su comportamiento.
  3. Mantener la calma y no sobrerreaccionar —sobreproteger—, pues esta acción aumentará la sensación de falta de habilidades y disminuye su autoestima. Además de que una actitud desafiante y exigente podría orillar a que el niño se intimide, propiciando que él pierda confianza para contar su situación. 
  4. Buscar el apoyo de las autoridades del centro escolar.
  5. Reforzar su autoestima.
  6. Liberarlo del sentimiento de culpa, explicando que ella o él no es el problema, sino el acosador. 
  7. Dar oportunidad de ampliar su círculo social mediante nuevas actividades extracurriculares.
  8. Explicar a tu nieto que ante estos hechos no debe responderse con agresiones.
  9. Consultar con el niño o la niña las acciones a seguir, respetando sus opiniones y decisiones; en caso de que rechace las opciones que se le presenten, indagar en el motivo de su rechazo. 

El acoso es el comportamiento agresivo en el que una persona, de forma intencional y repetidamente, causa lesiones o malestar a otra, con la finalidad de humillar y de establecer una posición de superioridad, dejando vulnerable y en desventaja al acosado, porque típicamente éste tiene dificultad para defenderse. Los acosados padecen:

  • Ofensas verbales (uso de insultos, apodos, burlas sobre los aspectos físicos).
  • Sometimiento e intimidación
  • Mensajes de advertencia (amenazas).
  • Marginación social del acosado (por parte del acosador y los actores indirectos, es decir, que ignoran o discriminan de manera deliberada).
  • Agresión física (robo o daño a las pertenencias del acosado o golpes directos a la víctima).



Back to top button