¿Tienes 50 años o más? Estás en la plenitud de tu vida, ¡este sitio es para ti!


Mi Estilo

Botas de lluvia: 3 consejos para que sigas saltando charcos sin miedo

Las botas de lluvia ayudan a reducir el riesgo de infecciones dermatológicas, que generan cambios de textura y color en las uñas, piel reseca, mal olor y comezón en los pies

¿Quieres comprar unas botas de lluvia? Ya comenzó en México la temporada de tormentas y granizos, así que para andar sin riesgo de mojarte y enfermarte, es necesario vestir en forma adecuada y útil. Y el calzado de lluvia es un elemento esencial para este clima.

Las botas de lluvia son un accesorio fundamental para trasladarte y no mojarte los pies en el intento, además de reducir el riesgo de padecer algún resfriado común o de resbalarte y sufrir alguna caída de gravedad.

Incluso, este accesorio ayuda a reducir el riesgo de infecciones dermatológicas, que generan cambios de textura y color en las uñas, piel reseca, mal olor y comezón en los pies, así como agrietamiento entre los dedos.

También te puede interesar: 3 beneficios de utilizar tirantes

3 consejos para elegir tus botas de lluvia

  1. Lo primero es comprar unas botas en un establecimiento formal, pues las que se venden en mercados informales pueden romperse con facilidad o generarte algún malestar en la piel de tus extremidades. Incluso, algunos plásticos son tal delgados que puedes lesionarte al pisar un clavo o vidrio desperdigado en las calles.
  2. Selecciona unas botas que sean anchas y te permitan colocarte unos calcetines gruesos. Nunca dejes que tus pies entren directamente en contacto con el plástico de la bota de lluvia, pues puedes incrementar el riesgo de humedad y resfriados.
  3. Prefiere las botas de lluvia con un recubrimiento interno y tacón o suela ancha, con ello ayudas a mantener estabilidad en cada paso.

Te puede interesar: ¿Calvicie? La caída excesiva del cabello, primer síntoma de alerta

Recuerda que es importante quitarte las botas al llegar a casa y calzarte unos zapatos secos y cómodos; debes enjuagarlas directamente bajo el chorro de agua y lavarlas con jabón con frecuencia para mantenerlas limpias y seguras. Con este tipo de calzado también proteges tus zapatos y evitas daños o pérdidas.



Back to top button