¿Tienes 50 años o más? Estás en la plenitud de tu vida, ¡este sitio es para ti!


Mi Espiritualidad

Chi Kung: el arte de equilibrar la energía vital

La práctica de este conocimiento te llevará a un cambio interior profundo

Si conoces la acupuntura, ya sabes sobre los beneficios del Chi Kung… pero con movimiento. Así es, este milenario arte de China busca el “cultivo del interior”, es decir, que el practicante desarrolle su energía (también llamada chi), salud, carácter y conciencia.

Para estudiar y practicar Qi Gong, como también se le conoce, no se necesita ser un consumado artista marcial ni tener grandes poderes. Sí es indispensable abrir la mente y el corazón para indagar sobre las leyes más profundas —y a la vez sencillas— de la naturaleza.  

La premisa fundamental del Chi Kung es que la salud y el equilibrio general de los seres humanos se manifiesta cuando tenemos la suficiente energía o chi, la cual debe circular y para nada estancarse o dispersarse.

En caso contrario: si hay falta o exceso de energía y existen las condiciones necesarias, aparecerá lo que en occidente llamamos enfermedades.

No sólo los movimientos activarán y regularán el chi; hacen falta la respiración y las visualizaciones. Con esta triada, el practicante de Chi Kung lleva a cabo movimientos físicos suaves, ejercicios respiratorios y concentración mental que movilizará la vitalidad al interior del cuerpo.

Noticias relacionadas

Arte milenario, pero muy moderno

El arte terapéutico del Chi Kung fue introducido en la medicina tradicional china hace unos dos mil años por Huang Ti, el famoso Emperador Amarillo, como un vehículo eficaz para aumentar la vitalidad y prevenir enfermedades.

¿Pero cómo supo este emperador del Chi Kung? Desde sus inicios, este arte estuvo relacionado con la religión taoista; se menciona en el libro Ana de la Escuela de Puro y Brillante (Jing Ming Zhong Jiao Lu), escrito por Xu Xun, sacerdote adscrito a esta corriente espiritual.

Sin embargo, no fue un término muy popular, pues hasta el siglo XX se volvió a mencionar en libros médicos.

¿Cómo funciona el Chi Kung?

Las corrientes filosóficas y religiosas en China, de manera muy general, observan las leyes que rigen a la naturaleza. Así, con base en el taoísmo y el budismo, entre otras, el Chi Kung postula que todos los fenómenos en el mundo se dividen en ying y yang, fuerzas o fenómenos en apariencia contrarios, pero a la vez complementarios.

Además, también considera que en el cuerpo hay ciertos centros energéticos que podrían funcionar como “estaciones” por donde pasa el chi. En en éstos precisamente donde se puede estancar o interrumpir la energía vital.

Los ejercicios físicos, de respiración y mentales del Chi Kung son muchos y si deseas conocer o practicar más acerca de este arte, te recomendamos hacerlo con la guía de un maestro especializado.

Los beneficios

El Chi Kung aumenta la energía vital, fortalece el cuerpo, enfoca la mente y equilibra las emociones. Es por eso que los expertos dividen en cuatro los grandes beneficios de esta práctica ancestral: 

  • Físicos: los órganos internos se ven estimulados con la práctica constante, así como diversos sistemas del organismo: circulatorio, pulmonar e intestinal, por ejemplo. Además activa la musculatura, aumenta la flexibilidad y reduce el dolor en articulaciones.
  • Emocionales: de acuerdo con la medicina tradicional china, hay órganos que albergan ciertos estados emocionales; por eso, la relajación física y mental regula estos órganos internos y sus correspondientes emociones.
  • Mentales: la concentración, la memoria y los pensamientos constructivos se ven favorecidos por el flujo de la energía y la respiración; además, ayuda a regular el sueño y aumenta la claridad mental.
  • Espirituales: los hábitos saludables corresponden a la armonía con la naturaleza, por eso el Chi Kung, si se practica con honestidad, tesón y constancia, es tierra fértil para un cambio interior revolucionario. 



Back to top button