¿Tienes 50 años o más? Estás en la plenitud de tu vida, ¡este sitio es para ti!


Mi Espiritualidad

5 tips para afrontar la vejez sin miedo ¡disfruta de la sabiduría y plenitud!

Prepara el terreno para que tu vejez sea tranquila en cuerpo y mente

Afrontar la vejez, para un número importante de personas, no es sencillo, pues existen falsas creencias que esta etapa es el declive de la mente y el cuerpo. Sin embargo, para Panterita, guía espiritual y holística, la vejez significa: sabiduría y es experiencia. ¡Es el periodo vital que sigue a la madurez!

También te puede interesar: 3 consejos financieros para una vejez económicamente estable

¿Por qué a algunas personas les da miedo llegar a la vejez?

“La mayoría de las personas piensa que ser un adulto mayor es sinónimo de inactividad, de
disminución de la energía, de cambios en el cuerpo y la antesala a la muerte. Sienten miedo
de no tener el control de su cuerpo, de su energía y, en algunos casos, también le temen a la muerte”, explica Panterita.

Incluso, tienen un pensamiento idealizado de la juventud y el temor a no haber realizado todo lo que querían. Además, las arrugas se hacen presentes por lo que ven a esta nueva etapa como un sinónimo de debilidad o fragilidad; ¡cuando es todo lo contrario! Es una etapa donde se puede compartir la experiencia y sabiduría de la vida: afrontar la vejez con tranquilidad.

¿Cómo prepararte para la vejez?

Sí es necesario arreglar el terreno para tu vejez, explica Panterita. Al igual que “nos preparamos y estudiamos para la juventud o la universidad, es necesario acondicionar nuestro cuerpo, pensamientos y emociones, para que la transición sea de lo más normal y tranquila; al aceptar un cambio, abrimos la puerta al universo para recibir todo lo bueno de éste y, al hacerlo, la vitalidad se conserva”.

5 consejos para afrontar la vejez sin miedo

Cuida tu mente: mantener una mente activa es fundamental para disfrutar de una vejez plena, piensa ¿Con qué estas alimentando tu mente? Con pensamientos negativos y miedo, o con pensamientos y decretos positivos. La mente al igual que el cuerpo se alimenta todos los días con lo que vemos y escuchamos en las noticias, la radio, las conversaciones y las redes sociales.

Aliméntate sanamente: hay que recordar que nuestro cuerpo es el único que tendremos toda la vida, y lo que hagamos en la juventud es lo que veremos reflejado en la madurez. Tu cuerpo se cuida a través de la alimentación y como decía Hipócrates: ‘Que la comida sea tu alimento y el alimento, tu medicina’. Así mismo hay que cuidar los niveles de estrés, el consumo de agua potable y el descanso que le damos al cuerpo.

Medita: Recordemos que la meditación es una práctica de atención e intención, que tiene múltiples beneficios que han sido estudiados científicamente, para hacerlo no requieres de nada, más que buscar un momento y un lugar cómodo y concentrarte en tu respiración. de esta forma las personas que practican la meditación notan cambios en su cerebro, se concentran mejor, conectan más con el presente, se distraen menos, duermen mejor, sienten una mayor paz mental, se sienten menos irritables y disfrutan más de cada momento.

Realiza ejercicio: una actividad que los mantenga en movimiento es suficiente para mantener una excelente vitalidad, lo importante es mantener al cuerpo activo. Busca aquello que te haga feliz, camina, corre baila nada pero haz que tu cuerpo se mueva.

Aprende algo nuevo: “La verdadera felicidad es el progreso”. Dice Tony Robbins, y el progreso se mide con ser mejor hoy del lo que fuiste ayer. La edad no es impedimento para aprender cosas nuevas que te permitan mantenerte informado, activo y pleno, recuerda que existen miles de cursos como aromaterapia, cristales o chakras que pueden brindar información valiosa para continuar con el autoconocimiento y afrontar la vejez con más sabiduría.



Back to top button